Cuando era niño nunca supe contestar a la pregunta de ¿Qué quieres ser de mayor? Será porque me parecía absurdo tener que elegir ya que mi imaginación, mi creatividad y mi innovación no me dejaban poder centrarme en algo concreto.

Fueron pasando los años y fui capeando como pude los cursos académicos hasta llegar a la universidad con más pájaros en la cabeza que foco. Así con ese barullo en la cabeza comencé mis estudios de psicología, unos estudios que no me terminaban de llenar hasta que encontré la Psicología de los grupos y las organizaciones. Esto fue un punto de inflexión en mi desarrollo profesional porque a partir de ese momento todo empezó a fluir. Había unido dos de mis pasiones; las personas y las empresas, y todo traducido en un término que desconocía hasta ese momento: Recursos Humanos.

Desde mis inicios profesionales en el mundo corporativo, mi visión de la gestión de las personas en las empresas tuvo un enfoque muy humanista pero sin perder nunca de vista el Business. Es cierto que la materia prima más importante de cualquier negocio son sus equipos y que una empresa sin personas es un edificio, pero todo eso tiene que estar orquestado y alineado a un modelo de negocio y a un indicador financiero que se llama EBITDA.

Entonces surgía la pregunta del millón ¿Puede convivir la vocación por las personas y el dinero? Y ¿Hay alguna correlación entre el liderazgo, la cultura organizacional y las políticas de gestión de personas con el beneficio de la empresa? ¿Poner el mismo foco en nuestros profesionales como lo hacemos en nuestros clientes tendría sentido? Y fruto de esas preguntas empezaron a surgir respuestas.

En ese momento vital de mi desarrollo profesional, con una larga trayectoria como Director de Recursos Humanos, empecé a dejar fluir otras de mis pasiones; el Marketing, las relaciones públicas y la comunicación. En pleno despertar de las Redes Sociales me enamoro del concepto de la Marca Personal y comienzo a publicar en mi blog. Los ingredientes comienzan a llenar la coctelera; RR.HH + Marketing + Marca Personal…

Con una mente abierta, con muchas ganas de seguir aprendiendo y con mi filosofía de viejoven incorporo a mi equipo de RR.HH a una Millenial que hizo que todo cobrase sentido. Elisa Prone, la chica que fue becaria y que ahora es mi socia aportó el ingrediente que faltaba al cóctel y desde ese momento las piezas del puzzle terminaron de encajar. La pasión por las personas, por los negocios, por el marketing y por la marca personal se transformaron en lo que hoy conocemos por Employer Branding. Un branding humano al servicio de las empresas, la conjugación perfecta de negocios y personas.

Hoy estoy feliz de compartir el nacimiento de un proyecto que me ilusiona y al que le voy a poner mucho foco, hoy Elisa y yo lanzamos oficialmente al mundo el Instituto de Employer Branding. Un proyecto que nace con la vocación de formar y acompañar a profesionales y empresas valientes que quieren apostar por una forma distinta e innovadora de gestionar el área de #RR.HH. Ponemos nuestra metodología propia ADN+ al servicio de la fidelización y la atracción del talento de PYMES y Startups.

Te damos más detalles en esta landing y muy pronto en nuestra web. Te esperamos también en Linkedin y en Instagram ¡Pronto mucha más Info y un montón primicias! 😉

#EmployerBrandingPyme 🤟