MI CURRÍCULUM

Hola, soy Rubén Montesinos y nací un 9 de abril de 1976 en Elche (Alicante). En el pasado fui un mal estudiante, que poco a poco fue enmendado sus errores de juventud y acabé Licenciándome en Psicología por la Universidad Jaume I de Castellón (UJI), especializándome en el área de los Recursos Humanos. Posteriormente realicé un Master en Dirección de Personas y Desarrollo Organizativo (DRHO) en ESIC Valencia. Después de unos años trabajando decidí diversificar mi formación con un Master en Dirección y Administración de Empresas por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Viviendo en Alicante era inevitable pasar por su escuela de negocios, así que además de seminarios específicos en diferentes materias, realicé un Cursos Superior de Asesoría Laboral de Empresas en Fundesem. Me considero aprendiz de todo y maestro de nada, una persona muy versátil y con muchas inquietudes profesionales.

Las áreas en las que más cómodo me encuentro son las relacionadas con el liderazgo, la motivación y la dirección de equipos. Mi sueño es ser un buen formador y transmitir toda la pasión y fuerza que llevo dentro a los demás. La escuela de la vida me ha enseñado la capacidad que tienen los seres humanos para superar obstáculos, que las personas no tienen límite si se lo proponen y que el amor es el motor de toda nuestra existencia.

Me encanta el deporte pero creo que no estoy hecho para el, aunque lo intento desde niño. Me gustan todos los deportes pero últimamente me estoy centrando en el running y en la mountainbike. De momento únicamente he corrido medias maratones pero estoy al acecho de los 42,195 metros. Con la bici únicamente trato de sobrevivir.

Me encanta viajar y conocer otras culturas y otras formas de entender la vida, no descarto cambiar de país de residencia en un futuro.

A nivel personal me considero muy familiar, adoro a mi hija Candela, a mi mujer Mª Jesús y a toda mi familia, en especial a mi padre… mi héroe…

 

Ni Millenials ni Seniors, apuesta por el Talento Viejoven

Uno de los retos más importantes que tienen los departamentos de Recursos Humanos hoy en día es la gestión de la “diversidad”. Y esta diversidad no sólo hace referencia al género, ni a la cultura, ni a la religión, sino que también presta mucha atención a la diversidad generacional. ¿Cómo hacer que todo fluya cuando en la empresa tienes personas de generaciones tan diferentes?

Por un lado tienes a los Millenials, que son esta generación súper conectada, súper móvil, súper hiperactiva, para quienes lo importante es el proyecto, los valores, los principios y el para qué de las cosas. A los que les gusta todo lo que empiece por “co”, es decir, viven en el mundo co-laborativo, trabajan en Red, en lugares de co-working y son súper autónomos. Los nativos digitales amantes de las nuevas aplicaciones para los que su smartphone es su religión y sus redes sociales su bandera. El inconveniente es que son muy impacientes, se les hace difícil postergar las recompensas y tienen un punto “frágil” a nivel emocional debido a la sobre protección que la mayoría han recibido (dicho esto a mi me encantan).

Por otro lado tienes a los Seniors, esa generación Baby Boomer que está curtida en mil batallas, que hicieron dos años de mili, que se han echado a la espalda varias crisis, que han levantado este país en más de una ocasión. Esa generación para los que hacer carrera en una empresa era y sigue siendo todo un orgullo. Hombres y mujeres que sienten la camiseta, que han adquirido mucha experiencia, que todavía tienen mucho que aportar pero que se ven abrumados por un aluvión de nuevas tecnologías, palabrejas raras en inglés, redes sociales y otras tantas situaciones incómodas para ell@s. Son gente de la casa, de los que sudan la camiseta, que se ven teniendo que dar explicaciones a chicos y chicas que saben que no durarán más de dos o tres años en la empresa… que cambiarán de proyecto en el momento en el que en la empresa de enfrente pongan un futbolín y menú vegetariano.

¿Qué puedes hacer para contrarrestar este choque de trenes? ¿Qué puedes hacer para poder mediar entre estos polos opuestos? Pues tienes que contratar Talento Viejoven. Si, si, has leído bien talento viejoven. Estos hombres y mujeres que vivieron la lucha entre el VHS y el BETA, que trabajan a toda velocidad con el Mac porque curtieron las yemas de sus dedos con la Oliveti  a 250 pulsaciones por minuto. Esta generación que jugaba en patios de gravilla o cemento pero que lleva a sus hij@s a colegios sin libros y que trabajan por proyectos. Si, si, esta generación que tiene un blog pero que a su vez trabaja hasta muy tarde para pagar las facturas de su casa y hace carambolas para poder conciliar. La última generación que hubiese pagado (incluso que pagó) para acceder a un empleo y así ir sumando años de experiencia. Esta generación que está muy bien formada y que además ya tiene unos cuantos años de experiencia.

Si quieres que tu empresa funcione, necesitas contratar a Talento Viejoven, a gente de la generación Sandwich. A los que entienden tanto a los Millenials como a los Seniors, los que te van a ayudar a que todo fluya, los que saben qué es una Start Up pero también saben los que es mandar un Fax, los y las profesionales que usan y trabajan con App´s de última generación pero que crecieron con el Atari. Esta generación que usa Spotify pero que grababa sesiones en cassettes con títulos como “Favoritas V. 1”. La generación Sandwich, los viejóvenes, los que saben nadar entre dos aguas que se rozan pero que no se tocan (salvo raras excepciones). Los y las que harán que tu empresa funcione como necesitas.

¿Tienes alguna duda? Contrata talento viejoven.

Un abrazo.

Share on Facebook0Share on LinkedIn150Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on Google+0Email this to someone
2 Comentarios
Compartir Post
2 Comentarios
  • Oiane
    Responder

    Me acabas de subir la moral! Fdo: una viejoven que llegó a las 250 pulsaciones con su Olivetti PT505

    24/02/2017 at 17:33

Escribir un Comentario