“The Working Dead”

Rubén Montesinos - septiembre 15, 2014

zombies_dibujo¿Qué es un Working Dead?

Un Working Dead (o zombi laboral) es un trabajador que está en activo pero que no sabe que realmente está fuera de mercado. Alguien que si por alguna causa abandona su actual empresa tiene muy pocas posibilidades de reincorporación laboral.

Perfil del típico Working Dead:

Es una persona que actualmente está trabajando, que lleva tiempo en la misma empresa, que está acomodado, que no quiere saber nada de cambios y que por su puesto no cree en la formación continua. Es alguien que en sus inicios sería competente pero que con el paso de los años ha perdido valor profesional. ¿Por qué? Pues porque no se ha preocupado de reciclarse, de mantenerse “empleable”, con poca movilidad y poca polivalencia. Es un trabajador que está a merced de las circunstancias internas de su empresa y es carne de cañón de crisis, ERES, restructuraciones, etc.

Son trabajadores que permanecen en las empresas por una especie de inercia cotidiana que nadie sabe realmente muy bien por qué pero consiguen ir sorteando año tras año las inclemencias del mercado. Y esto puede ocurrir ya sea por compromisos personales con algún miembro de la propiedad, por deudas de favores antiguos o simplemente porque están blindados a causa de los altos finiquitos que han acumulado con el paso de los años.

¿Qué ocurre cuando un WD sale de su empresa?

Al principio nada… porque todavía no saben que están fuera del mercado laboral. El problema es que poco a poco van siendo conscientes de que algo pasa. Además es algo que los demás si conocen pero ellos no. Se sorprenden de no pasar los filtros de las ofertas de trabajo, de  por qué no les llaman para las entrevistas,  de por qué aquellos conocidos con los que siempre se habían relacionado no les brindan una oportunidad laboral, etc. Igual que le pasa a los “zombies” (ellos creen que siguen vivos pero todo el mundo huye de ellos) estos trabajadores siguen pensando que tienen las aptitudes y las actitudes necesarias para reincorporarse al trabajo de una forma rápida. Nada más lejos de la realidad.

¿Qué puedes hacer para no ser un WD?

Ser un zombie laboral es opcional, todo depende de uno mismo. Es cierto que mantenerte empleable no es tarea fácil, requiere esfuerzo y constancia pero es la única forma de poder optar a mantener una carrera profesional medianamente estable en el tiempo.

Hoy en día hay que asumir que los trabajos para toda la vida no existen, que se supone que uno pasará por más o menos cinco o seis puestos durante su vida laboral. Por lo tanto hay que acostumbrarse al cambio o lo que es mejor ser tu propio cambio. Hoy se habla de “carreras profesionales líquidas”, de promociones horizontales, de intraemprendedores, de expatriados, de co-cultura, de coworking, de inteligencia colectiva… en definitiva de cambios.

Por lo tanto que puedo hacer yo para no ser un working dead:

Autorresponsabilidad en el Aprendizaje. Lo primero de todo es entender que no puedes dejar en manos de tu empresa tu empleabilidad y que tu desarrollo profesional depende de ti. Como dice Francisco Alcaide “Tu desarrollo personal es tu destino”  Por lo tanto hay que tener autorresponsabilidad en nuestro aprendizaje. Piensa que tu empresa te forma (si es que te forma) para que seas lo más eficiente posible en tu puesto de trabajo actual, pero eso no te garantiza que si cambias de puesto o de empresa necesites desarrollar las mismas competencias profesionales.

Es tu responsabilidad hacer ese trabajo. Intenta crearte un Entorno Personal de Aprendizaje (EPA o PLE) para gestionar mejor tu autodesarrollo. Tira de MOOCS que son gratuitos, de Wikis, de libros, de blogs, etc. Hoy más que nunca tienes una gran cantidad de recursos gratuitos a tu alcance.

Especialización: tienes que especializarte en algo… si eres genérico eres marca blanca. Es bueno ser polivalente pero tienes que tener siempre una especialidad. Tienes que tener algo que te haga único y con lo que te puedas diferenciar del resto. Abogados hay muchos pero abogados especialistas en el régimen general de la seguridad social de Kuala Lumpur no creo. Fontaneros hay muchos pero fontaneros especialistas en instalaciones de sanitarios ecológicos escandinavos no, etc

Idiomas: si no hablas inglés hoy en día ni te molestes en presentar tu candidatura más o menos a un 70% de las ofertas de trabajo activas según mi criterio. Es cierto que en algunas de ellas se pide por pedir porque realmente no lo vas a utilizar tanto como a priori parecería pero si no dominas el idioma no podras pasar el corte inicial del proceso así que inglés si o si. Hoy en día ya se busca un segundo idioma que si me dejas recomendarte uno yo apuesto más por el francés que por el alemán. ¿Por qué? Porque por mi experiencia reclutando hay un déficit de profesionales que dominen bien el idioma francés y puedes encontrar tu nicho laboral.

Marca Personal: a estas alturas no seré yo quién de un simposium sobre la importancia de la marca personal. Si queréis entender de una vez qué es y para que sirve tener una marca personal sólida  sólo tenéis que visitar los blogs de Andrés Pérez Ortega y Guillem Recolons. Y no olvides lo que nos dice Andrés “Si eres uno más serás uno menos”.

Inteligencia Emocional: hay que saber de emociones, de las nuestras y de las de los demás. Eso de que aquí se viene a trabajar y las emociones se las deja uno en la puerta ya no vale. Hoy en día no existe una frontera entre el yo personal y el yo profesional. Somos gestores de emociones y cuanto más sepamos de ellas mejor nos gestionaremos y menjor gestionaremos a los demás. Si quieres tener un buen desarrollo como líder, directivo, manager, mando intermedio o simplemente ser una buena madre o un buen padre no olvides las emociones en el felpudo.

Actitud Positiva: tener una actitud positiva es algo que debería ser requisito obligatorio en las entrevistas de trabajo. Tener una actitud positiva no es ser un “happyflower” que no ve la realidad cómo es. Tener una actitud positiva es ver la realidad como es y aun así decidir que lo mejor es afrontarlo con positivismo y luchar para sortear los vaivenes de la vida. Si quieres saber más visita la web www.actitudespositivas.com

¿Tú que eliges ser un Working Dead o un Workind Diez?

Sabiendo que las reglas del juego hace tiempo que cambiaron, que ni los entornos macroeconómicos son los de antes, ni las empresas son las mismas, ni los puestos de trabajo para toda la vida y que todo cambia a la velocidad de la luz sólo tienes dos opciones. O te lo curras o te quedas obsoleto. Currárselo no te garantiza que tengas éxito, no currárselo si te garantiza que tendrás muchos problemas. Si no te ha tocado la lotería últimamente tienes que hacerte una pregunta ¿Zombie o no zombie?

Un abrazo.

 

Share on Facebook51Share on LinkedIn40Tweet about this on Twitter68Pin on Pinterest0Share on Google+9Email this to someone

“Y no olviden mineralizarse y supervitaminarse” V.2014

Rubén Montesinos - agosto 1, 2014

superratonYa es agosto, por si no te has dado cuenta volvemos a estar en vacaciones de verano y hemos consumido más de la mitad del 2014 ¿Cómo llevas el cumplimiento de tus objetivos para este año?

Entramos de lleno en el periodo estival y es una buena oportunidad para descansar y recargar las pilas, para leer, para amar, para disfrutar de la familia, para hacer deporte, para saltarte la dieta, para retomar ese libro que tienes a medias, para  reír, para soñar, para mojarte los pies en el agua del mar, para disfrutar de su sonrisa… de supervitaminarse y mineralizarse y así conseguir volver con más fuerza que nunca a la batalla del día a día.

Pero también es una buena oportunidad para revisar los objetivos fijados a principio de año, ver cómo han ido evolucionando, si se han cumplido, si hay que redefinirlos o incluso si hay que eliminar alguno. Es una buena oportunidad para replantearnos nuestra estrategia personal y planificar el resto del año.

¿Cómo anda tú marca personal?

¿Has empezado con las clases de inglés o no?

¿Qué tal va tu empleabilidad?

¿Has trabajado tu inteligencia emocional?

¿Sabes quién eres? ¿Lo que quieres? ¿Dónde te diriges?

¿Eres feliz haciendo lo que haces? ¿Has pensado en cambiar?

¿Qué harías si no tuvieses miedo? ¿Cambiarías o estás bien tal cual estás?

Algunos objetivos se cumplen, otros no, otros hay que modificarlos y otros aparecen de forma inesperada… como siempre la vida no es de color de rosa y hay momentos duros. Pero la vida te da sorpresas que nunca imaginas… ¿Qué nos deparará el mañana? Lo mejor es que seas tú quién dibuje tu mapa.

¿Cómo valoras el balance de estos meses? Planifica el resto del año y ves modificando tus objetivos en función de los acontecimientos “se flexible” y adáptate.

No olvides nunca que “nuestro pasado explica nuestro presente pero no lo justifica” y por supuesto que “el futuro se crea desde el presente y no desde el pasado”. Si tienes que retroceder que sea para coger impulso.

Nos vemos en septiembre

Un abrazo

Share on Facebook26Share on LinkedIn20Tweet about this on Twitter6Pin on Pinterest0Share on Google+0Email this to someone

Fabián Villena tiene un programa de TV y Tú no ¿Por qué?

Rubén Montesinos - julio 29, 2014

TVFabián Villena tiene un programa de TV y yo no, y tú tampoco ¿Por qué? Pues porque él un día decidió que quería tener un programa de TV y lo hizo. Tú y yo lo hemos pensado alguna vez pero no nos hemos atrevido, o no le hemos puesto la pasión, dedicación y esfuerzo que eso conlleva.

Quizás tú no querías tener un programa de TV pero querías tener un blog, o querías dar clase en una universidad o en una escuela de negocios, o querías aplicar a tal empresa, o querías tener un trabajo diferente o querías yo que sé… Pero no te atreviste. La diferencia entre Fabián Villena y nosotros es que él lo hizo y nosotros no.

Hace poco escribí un tuit que decía La diferencia entre las personas que consiguen cosas y las que no, es que las primeras Hacen y las segundas Dicen ¡MUEVE EL CULO! Pues eso. Que tú y yo hemos dicho muchas veces que íbamos a hacer tal cosa o tal otra y finalmente se paso un año y otro y no las hicimos. ¿Qué nos ha fallado? La motivación para hacerlas. Entre pensamiento y acción tiene que haber motivación. Tiene que haber un verbo de acción que active todos los mecanismos que hacen posible que las cosas sucedan. Y por su puesto tienes que estar dispuesto a pagar el precio de conseguirlo… porque no nos engañemos, siempre hay que pagar un precio. Cuando eliges hacer una cosa tienes que dejar de hacer otra, los recursos son limitados en atención, tiempo, dinero, etc. Por lo tanto cuando decides algo estás apostando por eso y estas negando otras muchas cosas. ¿Te compensa? Esa es la pregunta que tienes que hacerte.

Fabián Villena no es un megacrack, supertop,  gurustar de esos que pueblan hoy en día las redes sociales (eso que Andrés Pérez Ortega viene llamando #dospuntocerolandia). Fabián Villena es un profesional que se ha reinventado así mismo contra todo pronóstico y ha decidido hacer que las cosas pasen. Es un tipo normal que hace cosas normales que producen resultados increíbles. La diferencia entre Fabián y otra gente es que él hace cosas y los otros dicen que van a hacer… Fabián un día se dio cuenta que lo peor que le podía pasar es que le dijeran “NO” y bajo esa premisa cada día consigue más cosas.

¿Qué harías tú si no tuvieses miedo? ¿Qué harías tú si lo peor que te pudiese pasar es que te dijeses que no? Hacer un ejercicio de introspección y/o pedir feedback a tu círculo cercano para que te den su opinión sobre ti, tus cualidades, tus competencias, tus valores… en definitiva que te den feedback de cómo te ven ellos te puede ayudar a comprenderte mejor. ¿Qué harías si no tuvieses miedo? Quizás un programa de TV como Fabián o escribirías un libro como Sergio Ayala o crearías un programa executive como Dora de Teresa o simplemente serías feliz haciendo aquello que te gusta y que todavía no haces.

Huye de los grandes predicadores que te dicen lo que tienes que hacer, de los que se creen en la verdad absoluta. Huye de los gurús de turno, de los charlatanes de teletienda barata y apuesta por los verdaderos cracks: esos que sacaban suficientes en el colegio y hoy son felices haciendo aquello que les apasiona, esos por los que nadie apostaba y hoy marcan la diferencia. Y es cierto yo te estoy diciendo lo que tienes que hacer, sé tú quien tenga criterio para decidir.

¿Qué haría yo si no tuviese miedo? Escribiría un libro

Y tú ¿Qué harías si no tuvieses miedo?

Un abrazo.

Share on Facebook20Share on LinkedIn24Tweet about this on Twitter20Pin on Pinterest0Share on Google+0Email this to someone

Yo conozco a Dora la exploradora

Rubén Montesinos - julio 18, 2014

 

Dora de TeresaDora de Teresa era una abogada especializada en derecho de familia y civil. En su día ejerció de juez en Valencia haciéndose cargo del Juzgado de Primera Estancia, Instrucción, Familia y Violencia de Género.  Asesora en derecho de la propiedad y asesora jurídica en empresas. Dora cumplía religiosamente su destino que parecía estar escrito, ser una abogada de prestigio (que lo es).

Pero un día Dora decidió que quería explorar nuevos mundos, nuevas sensaciones, nuevas vidas, nuevas posibilidades que pudiesen dar rienda suelta a todo ese torrente de talento, creatividad y motivación que le corría por la venas.

Dora es un ejemplo de reinvención personal, un ejemplo de que sí se puede conseguir aquello que te propones si crees en ti y luchas con todas tus fuerzas para conseguirlo. Dora es un ejemplo de que las cosas suceden si pasas del pensamiento a la acción.

Dora es de ese tipo de personas que parece que tienen un aura a su alrededor, es de ese tipo de personas que cuando hacen acto de presencia no dejan indiferente; sabes que ella ha llegado. Dora tiene ese algo especial de las actrices de Hollywood… elegancia y caída de ojos digna de un Oscar. Yo he tenido la suerte de que Dora se cruzase  en mi camino. Nos conocimos formándonos en Coaching Ejecutivo y ahora es alguien que me alegra el día cada vez que aparece su nombre en la pantalla de mi móvil.

La abogada que un día decidió explorar otro mundo de posibilidades es ahora la Directora Fundadora de GO up, Innovación & Talento & Motivación  www.go-up.es. Es Formadora y Coach del Programa de Alto Rendimiento para Directivos y Mandos Intermedios GO UP EXECUTIVE PROGRAM. Si un día conoces a Dora veras reflejada  en sus ojos, en sus palabras, en sus gestos la pasión que hoy le provoca este nuevo proyecto de vida.

¿Cuánt@s de vosotr@s estáis siguiendo un camino ya predeterminado pensando que no es el que os gustaría? ¿Cuant@s estáis viviendo una vida que consideráis que no es la vuestra? El ejemplo de Dora es el ejemplo de que si se puede cambiar. Muchas veces no podemos cambiar las cartas que nos vienen dadas, lo que siempre podemos hacer es jugarlas. Eso si depende únicamente de nosotros.

  ¿Conoces a Dora la exploradora? No, pues deberías.

Un abrazo.

Share on Facebook57Share on LinkedIn53Tweet about this on Twitter6Pin on Pinterest0Share on Google+1Email this to someone

¡No dejes de buscar cabras en los árboles!

Rubén Montesinos - julio 11, 2014

cabras-argan1 (1)Fíjate bien en la foto del post ¿Qué ves? Si, son cabras posadas en las ramas de los árboles ¿Raro no? Son las famosas cabras de Argán  en el suroeste de Marruecos. Aunque yo ya conocía esta costumbre que tienen estos animales en aquella zona, fue el otro día escuchando una entrevista en la radio cuando volvía a saber de este hecho. Pido perdón por no recordar quién era la persona entrevistada porque lo hubiese citado. Sé que fue en Radio 3 y era un escritor, lo siento.

A raíz de esa entrevista rescaté la foto de las cabras y pensé “No hay que dejar nunca de buscar cabras en los árboles” o lo que es lo mismo no hay que dejar nunca de sorprendernos de las cosas. Hay que tener la capacidad de cuestionarlo todo y no dar por supuesto que las cosas son así y no pueden ser de otra forma. La teoría dice que las cabras están en la hierba y los pájaros en las ramas de los árboles pero ya hemos demostrado que no siempre es así o por lo menos que no en todos los sitios es así.

En el mundo de la imaginación, de la creatividad, donde habitan los sueños, lo imposible es posible y hay espacio para cabras subidas en ramas de árboles y mucho más. Para poder aprender cosas nuevas tienes que tener la capacidad de desaprender otras muchas, la capacidad que tiene el ser humano de acumular información es limitada y por lo tanto para que entre aire fresco tienes que airear las ventanas de vez en cuando. Hay que pasar del pensamiento vertical al Pensamiento Lateral.

Me gusta mucho la afirmación que dice que “no hay que perder la mentalidad de principiante”. Porque así puedes cuestionarte tus creencias, tus experiencias, tus prejuicios y así poder mirar la vida con los ojos limpios como si fuese la primera vez. Tampoco hay que caer en el error de pensar que todo lo que has aprendido hay que desecharlo, no, pero hay que aprender que determinados pensamientos limitantes se han ganado un “control+Alt+suprimir”. Nuestra experiencia, nuestras vivencias, nuestro pasado puede ser muy útil si sabemos utilizarlo porque nos da una base a partir de la cual tamizar los nuevos conocimientos. Lo que no puede hacer nuestro pasado es condicionar, limitar y bloquear nuestro desarrollo presente o futuro.

Podemos optar por vivir en un mundo apático, rutinario, falto de chispa por creer que todo está ya establecido, está predeterminado o por el contrario podemos optar por vivir con ganas de sorprendernos. Como dice Fernando Botella en su libro ¡Atrévete!: “Me gusta la vida porque casi todo lo más valioso de ella es inesperado”. La vida es la que es y no hay más; hay veces que pica, que escuece, que quema y otras que por el contrario besa, acaricia, mima. Así que huyendo de un falso positivismo hay que aprender a vivir la vida como viene: inesperada.

Así que os pido que miréis la vida con los ojos de un niño, que desterréis vuestros pensamientos limitantes y aprendáis a pensar de forma diferente. Que viváis la vida tal y como viene, sorprendiéndoos de lo inesperado y lo diferente.

Os invito a no dejar de buscar cabras en los árboles.

Un abrazo

Share on Facebook11Share on LinkedIn109Tweet about this on Twitter18Pin on Pinterest0Share on Google+4Email this to someone

Recursos Humanos de Trincheras

Rubén Montesinos - junio 18, 2014

Trincheras

Como profesional de los RR.HH que soy, siempre he tenido la sensación que la educación que hemos recibido en esta materia te capacita para trabajar en empresas tipo “Coca-Cola”, “Google” o “ZARA” pero que luego la realidad es que terminas trabajando en empresas tipo “Talleres Juanito”, “Viuda de Tadeo Hernández” o “Aluminios Levante”.

Considero que es positivo tener una formación que te capacite para trabar en empresas del IBEX 35 porque vivimos en un mundo globalizado y el territorio de juego hoy en día es el mundo. Pero también creo que es interesante que te expliquen que seguramente tienes más posibilidades de trabajar en una o varias empresas donde conceptos como “Empowerment”, “Outplacement”, “Networking” o“Outsorcing” sigan sonando a Chino. ¿Cuántos empresarios conoces que consideren que hay que adaptarse a las nuevas exigencias laborales que plantea la contratación de un Knowmad

Según el informe del Directorio Central de Empresas (DIRCE) a 1 de enero del año 2013 habían en España 3.142.928 empresas, de las cuales 3. 139.136 (99,98%) eran PYME  (entre 0 y 249 asalariados) y solamente un 0,1% eran empresas de más de 250 trabajadores. Por lo tanto no es cuestión de voluntad si no más de probabilidad que se trabaje en este tipo de empresas.

La formación que se imparte ya sea en Universidades o Escuelas de Negocio tiene que ser sensible a la realidad del tejido empresarial global, general pero también en muchos casos deberían tener presente la realidad de la zona de influencia en la que se encuentre. Hay que pensar en Global pero siempre teniendo en cuenta las particularidades locales de cada uno (Eso que llaman Glocal, que explícaselo tú al gerente de cualquiera de las pequeñas empresas del polígono de tu ciudad).

Si a esta realidad le sumas que muchas de estas PYME también son Empresas Familiares apaga y vámonos. Los que han trabajado o trabajan en una empresa familiar saben de lo que hablo. A la complejidad del negocio en sí mismo hay que sumarle la gestión de la familia empresaria. Intenta implantar un sistema de retribución externamente competitivo e internamente equitativo en una PYME familiar de la Comunidad Valenciana y si lo consigues te invito a una paella.

Por lo tanto los profesionales de la gestión de personas en estos entornos tienen a priori menos libertad de movimiento para salir de un día a día todavía anclado a la parte HARD, e intentar tímidamente flirtear con la parte SOFT de esta profesión. Cuando un departamento de personal se compone de “Tú y tus circunstancias” te conviertes en el profesional orquesta porque tienes que hacer de todo. Es en ese momento cuando aparece la esquizofrenia de los rrhh, ya que la misma persona tiene que seleccionar, contratar, formar, motivar, sancionar y despedir a su gente. Tiene que estar pensando en la estrategia, en políticas globales pero también en la operativa y en la tarea. A esto es lo que yo llamo RR.HH de Trincheras. Cuando tu día a día es un reptar por el barro intentando esquivar el fuego cruzado y rezando para minimizar los daños colaterales.

Dicho esto, entenderéis que me he permitido el lujo de generalizar y que evidentemente las cosas no son blancas o negras y que hay un gran espectro de grises. Ni las multinacionales son la panacea, ni la PYME familiar es el coco. Hay ejemplos de excepciones que evidentemente confirman la regla. Hay muchas empresas y muchos profesionales de RR.HH que están haciendo cosas muy potentes independientemente del volumen de facturación o personal.

La verdadera cuestión que marca la diferencia es la capacidad directiva de los que están “arriba” en eso que hemos venido a llamar organigrama. Conozco casos muy potentes de empresas grandes, pequeñas, multinacionales o familiares que evidencian lo que estoy diciendo (pero esto lo dejo para otro post). Son empresas que tienen en su ADN la innovación, la globalización y la mejora continua. Y que evidentemente están al día de todas las #fashionwords actuales como diría el maestro José Ramón Pin.

Los profesionales que nos dedicamos a la gestión de personas, tenemos que ser capaces de salir de las trincheras, ser capaces de quitarnos el barro de tantos años reptando por el suelo y así ser capaces de abanderar a nuestras empresas en las primeras líneas de fuego. Tal y como ya hicieran hace ya unos cuantos años nuestros compañeros de Marketing.

Por lo tanto los profesionales de RR.HH de hoy en día tienen que tener “mentalidad global y capacidad de adaptación local”, “Pensamiento estratégico y planificación operativa”, “Visión 2.0 y ejecución 1.0” “Empowerment y Resiliencia” pero sobre todo mucho sentido común para aplicar todo esto en función de la empresa en la que se encuentre y teniendo en cuenta el grado de madurez que tenga la misma en todas estas materias”. Y si no lo tiene claro que haga un poco de benchmarking y todo solucionado… jo ya se me ha escapado otra #fashionword

Un abrazo.

Share on Facebook18Share on LinkedIn77Tweet about this on Twitter19Pin on Pinterest0Share on Google+1Email this to someone

Retención del Talento ¿Libertad o Esclavitud?

Rubén Montesinos - mayo 22, 2014

 

Llevamos un tiempo que no paramos de hablar de la retención del talento, que hay que retener el talento, que cuando cambie la situación actual (que ya está cambiando) vamos a tener que trabajar en la retención del talento ¡Yo no quiero ser esclavo de la retención del talento en las empresas!

Según la Real Academia de la Lengua Española:

Retención, del verbo retener:

“Impedir que algo salga, se mueva, se elimine o desaparezca”

Talento:

“Inteligencia (capacidad de entender) + Aptitud (capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación)

A mí esto de la retención del talento me suena a secuestro, a obligar a los profesionales a quedarse en tu casa a la fuerza … en contra de su voluntad. Yo tengo una máxima en el desempeño de mi profesión dentro de los recursos humanos: “Quiero tener a los mejores profesionales del mercado, capaces de trabajar en cualquier empresa de referencia pero que decidan voluntariamente desarrollarse en la mía”. Dicho esto, he de decir que no siempre lo consigo, unas veces por los colaboradores otras veces por la empresa.

La retención del talento no tiene que ser una obsesión, ni hay que utilizar “malas praxis” para conseguirla. Esto no se trata de aplicar sobornos salariales, ni falsos reconocimientos, ni falsas adulaciones para que el profesional tenga la sensación de ser querido en la compañía y no se marche a la competencia.  Para que el talento no se te escape por las ventanas de la empresa, hay que generar entornos que propicien su desarrollo. Hay que cuidar la tierra, sembrar las semillas, regar a diario y esperar que florezcan los frutos. Al igual que ocurre con la motivación que  es intrínseca de cada persona y es muy difícil motivar. Para retener el talento lo único que puedes hacer es generar entornos en los que el talento se encuentro cómodo y quiera quedarse para desatar todo su potencial.

Yo como profesional no quiero tener la sensación de que me están reteniendo en contra de mi voluntad, no quiero sentirme preso en una cárcel de cristal, no quiero sentir que estoy en el lugar equivocado pero que no tengo opción de cambio. Los profesionales demandan crecimiento profesional, satisfacción laboral, reconocimiento, desarrollo y visibilidad de marca profesional. Quieren sentir que dan lo mejor de sí mismos para una compañía y que esta les corresponde haciendo lo mismo con ellos. Para que si algún día hay que romper la relación laboral, el profesional tenga las competencias y la visibilidad suficiente para no tener problema de cambiar de proyecto con facilidad ¿Esto es bueno para la empresa y para el trabajador? Por supuesto.

Algunas claves para fomentar que el talento decida desarrollarse en nuestra empresa:

- Generar climas de confianza donde el error este permitido y sea método de aprendizaje continuo.

-  Dotar a los profesionales de autonomía para desarrollar su potencial y gestionarlos en función de resultados.

-  Políticas de flexibilidad laboral y conciliación.

- Apostar por la visibilidad de los colaboradores dándoles la oportunidad de ser embajadores de nuestra marca más allá de la empresa.

- Fomentar los “social networkers” en la empresa como generadores de branding.

–  Políticas de comunicación potentes, trasparencia total y fomento de la participación de las decisiones de la compañía.

–  Políticas de retribución que fomenten la implicación, el compromiso, los resultados y reconozcan el trabajo y el esfuerzo.

–  Desarrollo constante de los colaboradores para su crecimiento personal y profesional mediante formación, coaching, mentoring, etc.

Estas son algunas ideas para mejorar el clima de desarrollo del talento ¿Echas en falta alguna? ¿Cuál valoras más?

Un abrazo

 

Foto tomada del siguiente artículo:

http://pymex.pe/liderazgo/recursos-humanos/claves-para-retener-el-talento-humano

 

Share on Facebook27Share on LinkedIn15Tweet about this on Twitter23Pin on Pinterest0Share on Google+0Email this to someone

Los beneficios de tener un mentor

Rubén Montesinos - abril 16, 2014

Actualmente colaboro como “mentor” en el Programa de Mentoring de la UMH. Este programa consiste en que un profesional guía, orienta y aconseja a un estudiante o titulado de la Universidad Miguel Hernández de Elche en su desarrollo profesional y académico o en su proyecto emprendedor, ayudándole a descubrir las opciones más acertadas.  He de reconocer que en las primeras ediciones me imponía mucho la idea de ser mentor de alguien porque pensaba ¿Quién soy yo para dar consejos, orientar o guiar a alguien? Creo que no va mal del todo porque ya vamos por la tercera edición y espero seguir aportando si me dejan.

He de reconocer que me hace mucha ilusión intentar aportar todos mis años de estudio, todas mis experiencias y todo mi bagaje profesional a personas que están iniciando su andadura en el mundo laboral. Y me hace mucha ilusión porque a mí me hubiese gustado muchísimo haber tenido esta oportunidad. Me hubiese gustado mucho haber contado con un mentor que me hubiese guiado a nivel formativo, que me hubiese aconsejado empresas para realizar prácticas,  que me hubiese planificado itinerarios laborales que favoreciesen el aprendizaje de competencias básicas para mi futuro profesional, que me hubiese ayudado con el networking de mi especialidad y por supuesto que hubiese tratado de sacar lo mejor de mi valorando mis carencias y mis talentos.

Imaginaros cuanto hubieseis acortado vuestra curva de aprendizaje si hubieseis tenido a un maestro Yoda de vuestro sector. Imagínate que tu Yoda personal te hubiese dicho con veintipocos años “No lo intentes. Hazlo, o no lo hagas, pero no lo intentes”. Imaginaros tener un coach que intenta sacar lo mejor de ti, siendo tú el que hace el trabajo de introspección y toma decisiones. Imaginaros tener a alguien que ya ha vivido lo que tú quieres vivir y te muestra los atajos, los cruces de caminos, en definitiva te presta un GPS que ya tiene fijado en destino la dirección a la que tu quieres llegar. ¿Eso quiere decir que será coser y cantar? No, esto quiere decir que tendrás problemas pero menos que si fueses a ciegas.

Hace ya unos años que leí el libro “Los próximos treinta años” de Álvaro González Alorda (@agalorda). Álvaro cuenta en este libro cómo Luis Huete (@LuisMHuete) se convirtió en su mentor, cómo Álvaro lo acompañaba a todas sus ponencias, a sus reuniones, sus clases y como lo iba guiando a nivel profesional intentando sacar lo mejor de él. Desde que leí este libro fui más consciente de que seguramente hubiese podido avanzar más rápido y mejor en mi carrera profesional si hubiese tenido un mentor.

Hablando de libros, actualmente estoy leyendo #AprendiendoDeLosMejores de Francisco Alcaide (@falcaide). Este libro muestra el pensamiento de 50 grandes talentos de todos los tiempos recopilados con magistral inteligencia. Lo más curioso es ver cómo entre estos grandes profesionales hay mentores y alumnos. Y es increíble ver como beben los unos de los otros y cómo esto hace que estos crezcan y mejoren llegando a ser mentores de otros. ¡Cómo me hubiese gustado tener a Francisco Alcaide como mentor… jo!

Y es por todo esto no puedo dejar pasar la oportunidad de poner mi granito de arena intentando ayudar a aquellos que consideran que yo tengo algo que puede aportarles. Es más te aconsejo que tú hagas lo mismo, te garantizo que lo que tú recibirás será exponencialmente superior a lo que tú des ¡Te lo prometo!

Y tú ¿Tienes algún mentor? ¿Quién te gustaría que fuese o que hubiese sido tu mentor?

Un abrazo

 

Share on Facebook12Share on LinkedIn26Tweet about this on Twitter12Pin on Pinterest0Share on Google+0Email this to someone