MI CURRÍCULUM

Hola, soy Rubén Montesinos y nací un 9 de abril de 1976 en Elche (Alicante). En el pasado fui un mal estudiante, que poco a poco fue enmendado sus errores de juventud y acabé Licenciándome en Psicología por la Universidad Jaume I de Castellón (UJI), especializándome en el área de los Recursos Humanos. Posteriormente realicé un Master en Dirección de Personas y Desarrollo Organizativo (DRHO) en ESIC Valencia. Después de unos años trabajando decidí diversificar mi formación con un Master en Dirección y Administración de Empresas por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Viviendo en Alicante era inevitable pasar por su escuela de negocios, así que además de seminarios específicos en diferentes materias, realicé un Cursos Superior de Asesoría Laboral de Empresas en Fundesem. Me considero aprendiz de todo y maestro de nada, una persona muy versátil y con muchas inquietudes profesionales.

Las áreas en las que más cómodo me encuentro son las relacionadas con el liderazgo, la motivación y la dirección de equipos. Mi sueño es ser un buen formador y transmitir toda la pasión y fuerza que llevo dentro a los demás. La escuela de la vida me ha enseñado la capacidad que tienen los seres humanos para superar obstáculos, que las personas no tienen límite si se lo proponen y que el amor es el motor de toda nuestra existencia.

Me encanta el deporte pero creo que no estoy hecho para el, aunque lo intento desde niño. Me gustan todos los deportes pero últimamente me estoy centrando en el running y en la mountainbike. De momento únicamente he corrido medias maratones pero estoy al acecho de los 42,195 metros. Con la bici únicamente trato de sobrevivir.

Me encanta viajar y conocer otras culturas y otras formas de entender la vida, no descarto cambiar de país de residencia en un futuro.

A nivel personal me considero muy familiar, adoro a mi hija Candela, a mi mujer Mª Jesús y a toda mi familia, en especial a mi padre… mi héroe…

 

365 días fuera de la Zona de Confort

“Decidí dejarlo todo para abrazar la incertidumbre”

Hace un año tomé una de las decisiones más complicadas de mi vida; dejar mi puesto de director de Recursos Humanos de la empresa que me había visto crecer como profesional.

Decidí de forma voluntaria abandonar la “seguridad” de mis catorce pagas, dejar mi puesto en el comité de dirección, renunciar a mi estatus social, dejar mi bmw, mi visa y mi seguro médico de empresa. Dejar marchar todo aquello que me hacía ser un profesional de referencia en mi  zona de influencia.

Decidí dejarlo todo para abrazar la incertidumbre, decidí emprender un nuevo rumbo hacia lo desconocido, decidí darle una patada al status quo y encerrar mi zona de confort en el sótano junto a mis creencias limitantes.

Hace 365 días decidí que mi futuro profesional dependería de mis decisiones y de mis acciones. Hace 365 días tome la decisión de que fuera el mercado, los clientes y las personas que confiasen en mí sus proyectos los que decidirían si valgo o no valgo como profesional. Hace 365 días que decidí empezar a labrarme una carrera como profesional independiente (freelance).

“Acojona sí pero es acojonantemente estimulador”

He de confesaros que este año se me ha pasado casi como un suspiro. Ha sido muy intenso, muy apasionante, muy gratificante y muy diferente a todo lo vivido anteriormente. He tenido muchas dudas, he tenido miedo, he acertado y he fallado pero la sensación de que tú manejas tu vida es brutal. La sensación de que eres libre para tomar tus decisiones y que de tus decisiones y tu trabajo depende tu futuro es acojonante. Acojona sí pero es acojonantemente estimulador.

Durante este año he conocido empresas valientes que apuestan por las personas y por la innovación, he conocido personas dispuestas a marcar la diferencia dentro de sus empresas, he conocido directores generales que entienden cuales son las palancas de la transformación, he conocido profesionales que aman lo que hacen y que viven con pasión su trabajo. He conocido empresarios que han decidido dar un paso al frente y luchar contra sus miedos para evolucionar. En este año he tenido la suerte de crecer como persona y como profesional.

Confieso que yo salté con red, con la red del trabajo hecho durante más de 16 años de profesión dentro del mundo de la gestión de personas, con una fuerte inversión constante en estar actualizado en conocimientos y una marca personal que he trabajado a conciencia durante mucho tiempo.. Pero sobre todo con la red del apoyo de muchos amig@s compañeros de profesión que me han ayudado y acogido con los brazos abiertos. Mención aparte el apoyo de mi familia que han sido pilar indiscutible en esta aventura y sin los que no hubiese sido posible todo esto.

“Una empresa sin personas es un edificio y los negocios no son otra cosa que conversaciones entre personas”

Afronto mi primer Agosto sin vacaciones (ya las he disfrutado) expectante por los nuevos proyectos que tienen que venir a partir de septiembre; muchas colaboraciones, muchos proyectos apasionantes y esas mariposas en el estómago por querer seguir aportando valor a los clientes. ¿Cuánto durará esta aventura? Espero que toda la vida, espero que para siempre. Pero eso solo vosotr@s lo diréis, yo solo os puedo prometer que me dejaré el alma en cada proyecto, en cada formación y en cada minuto que pasemos juntos.

Una empresa sin personas es un edificio y los negocios no son otra cosa que conversaciones entre personas, se llamen clientes o proveedores… así que todavía queda mucho por hacer ¿Lo hacemos juntos?

 

Un fuerte abrazo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on Google+0Email this to someone
13 Comentarios
Compartir Post
13 Comentarios
  • Diego Garcia
    Responder

    guaaaaauuuuu!! Lo lees y llega y te emociona Enhorabuena Ruben!!

    31/07/2018 at 18:14
  • ¡Muy buen post Rubén! Cala bastante hondo y da aliento a gente que quiere emprender y que confía en si mismo! Un saludo!

    01/08/2018 at 9:35
  • ¡Muy buen post Rubén! Cala bastante hondo y da aliento a gente que quiere emprender y que confía en si mismo! Un saludo!

    01/08/2018 at 9:35
  • Ernesto
    Responder

    ¡Llega a la patata Rubén!
    No es sencillo dar el paso que tu diste, es para valientes, y has demostrado querer tomar las riendas de tu vida… con colchón, sí, pero con los bemoles necesarios para saltar.

    01/08/2018 at 10:54
  • Muy buen Artículo Rubén, me ha llegado y me he sentido muy identificado. En mi caso tomé la misma decisión a los 29 años, quizás un poco pronto, me faltaba mucho background para crear mi propio proyecto y la verdad que he tenido que aprender a base de humildad y muchas equivocaciones, eso sí, siempre diferentes… jejejeje. Ahora feliz con mi camino, aprendiendo todos los días y tratando de encontrar siempre la mejor versión de mi mismo 🙂

    Me alegra mucho conocer tú nueva situación profesional y sobretodo me encanta tu actitud personal frente a los retos que están por llegar. Te veo últimamente bastante en redes sociales trabajando tu marca personal, tenemos muchos amigos en común, si te apetece, ponemos alguna fecha, tomamos un café y nos ponemos al día de nuestras experiencias. ¡A tu disposición! 🙂

    01/08/2018 at 11:11
  • Corina Gogan
    Responder

    Recuerdo a alguien que en vuestra primera comida dijo: “ claro, si para mí el cambio no supone mucho, no es como tener 40 años y 2 hij@s…” me faltó decir : “eso sí que es valiente”. Todo mi respeto Sr Montesinos! 😉

    01/08/2018 at 19:49
  • OSCAR MORENO
    Responder

    Hola Ruben muy buen articulo, creo que resume el camino que hemos estado haciendo muchos, estoy muy conectado con el tema coaching….me gustaría conversar contigo…..estoy al servicio.

    31/08/2018 at 0:39

Escribir un Comentario