MI CURRÍCULUM

Hola, soy Rubén Montesinos y nací un 9 de abril de 1976 en Elche (Alicante). En el pasado fui un mal estudiante, que poco a poco fue enmendado sus errores de juventud y acabé Licenciándome en Psicología por la Universidad Jaume I de Castellón (UJI), especializándome en el área de los Recursos Humanos. Posteriormente realicé un Master en Dirección de Personas y Desarrollo Organizativo (DRHO) en ESIC Valencia. Después de unos años trabajando decidí diversificar mi formación con un Master en Dirección y Administración de Empresas por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Viviendo en Alicante era inevitable pasar por su escuela de negocios, así que además de seminarios específicos en diferentes materias, realicé un Cursos Superior de Asesoría Laboral de Empresas en Fundesem. Me considero aprendiz de todo y maestro de nada, una persona muy versátil y con muchas inquietudes profesionales.

Las áreas en las que más cómodo me encuentro son las relacionadas con el liderazgo, la motivación y la dirección de equipos. Mi sueño es ser un buen formador y transmitir toda la pasión y fuerza que llevo dentro a los demás. La escuela de la vida me ha enseñado la capacidad que tienen los seres humanos para superar obstáculos, que las personas no tienen límite si se lo proponen y que el amor es el motor de toda nuestra existencia.

Me encanta el deporte pero creo que no estoy hecho para el, aunque lo intento desde niño. Me gustan todos los deportes pero últimamente me estoy centrando en el running y en la mountainbike. De momento únicamente he corrido medias maratones pero estoy al acecho de los 42,195 metros. Con la bici únicamente trato de sobrevivir.

Me encanta viajar y conocer otras culturas y otras formas de entender la vida, no descarto cambiar de país de residencia en un futuro.

A nivel personal me considero muy familiar, adoro a mi hija Candela, a mi mujer Mª Jesús y a toda mi familia, en especial a mi padre… mi héroe…

 

¿Te quieren por tu marca personal o por la de tu empresa?

¿Qué pasa cuando un profesional se queda sin el amparo de su organización?

 

¿Qué pasa cuando un profesional ya no está respaldado por el logotipo de la marca de su ex-empresa? Hay muchos profesionales que viven al amparo del peso que tiene la marca de la empresa en la que trabajan. Creen que ese logo les sirve como escudo de protección contra cualquier inclemencia del día a día. Son profesionales que no cuidan su empleabilidad porque consideran que su empresa estará ahí para siempre. Que le será fiel y que no le dejará nunca en la estacada. Pero en la vida llega un día en el que te todo puede  cambiar.

Son ese tipo de profesionales que tienen como apellido el nombre de su empresa. ¿A qué te dedicas? Soy Responsable de hacer piticos de boina en Inditex, soy el CFCHO de Mercadona, soy el Máster del Universo de Repsol. ¿Está mal nombrar la empresa en la que trabajas? Por supuesto que no, pero no considero conveniente que alguien se escude en una marca potente de empresa para ocultar ineficiencias en su labor como profesional. ¿Qué no hay mediocres en empresas de renombre? Para mí es un rotundo si (aunque invito a los lectores a que enriquezcan con sus comentarios mis opiniones), al igual que hay mediocres en la mayoría de empresas, sean grandes, pequeñas, nacionales o internacionales.

Antes era muy fácil vivir de las rentas de haber trabajado en una empresa de renombre. Es cierto que todavía tiene peso el haber pasado por determinadas organizaciones pero ahora existen muchos  mecanismos para desmontar a los farsantes. El mundo digital y las redes sociales en particular están deseando poner a cada uno en su lugar. Estas plataformas pueden gritar al mundo que eres un gran profesional o que eres un gran pufo. Cuesta muy poco hoy en día analizar la trazabilidad de tu desempeño en una organización. Además si has ido dejando heridos, cadáveres y daños colaterales a tu paso… pues estás jod**@.

Trabaja tu marca personal y procura que tu bandera sea tu desarrollo profesional

 

De otra parte hay profesionales que siendo muy buenos en su trabajo, creen que la marca de su empresa (que ondean cual bandera) les inmuniza ante cualquier inclemencia del mercado laboral. Pero cuando llega el día en el que alguien les retira ese privilegio y tienen que volver a ser soldados sin ejército, se dan cuenta que no hicieron los deberes. Que no se preocuparon por trabajar su marca personal y se mimetizaron con la de su empresa. Esa empresa a la que actualmente ya no pertenecen. ¿Crees que tus clientes, proveedores, colaboradores te seguirán siendo fieles cuando ya no trabajes para tu empresa? ¿Si te montas mañana por tu cuenta se irían contigo? ¿Te invitan a los eventos por tu trabajo o por la empresa a la que representas? En definitiva la pregunta es ¿Te quieren por tu marca personal o por la de tu empresa?

Nunca dejes tu empleabilidad en manos de tu empresa, nunca. Trabaja tu marca personal y procura que tu bandera sea tu desarrollo profesional. Lucha por ser un profesional conocido y reconocido por tu trabajo, independientemente de la empresa o empresas a las que representes. Mentiría si dijese que si tu apellido es Apple o Coca Cola tiene más entrada que Reciclados Los Agostenses. Dicho ésto, una cosa es la entrada y otra es la salida. Ahora tienes una ventanita abierta al mundo para poder mostrar lo que tú vales como profesional, sin esperar a que ninguna empresa lo haga por ti. Se llame como se llame y facture lo que facture.

Por lo tanto no tienes excusa, pregúntate ¿Me quieren por mi marca personal o por la de mi empresa?

Un abrazo.

Share on Facebook0Share on LinkedIn278Tweet about this on Twitter44Pin on Pinterest0Share on Google+0Email this to someone
2 Comentarios
Compartir Post
2 Comentarios
  • Cristina Fernández
    Responder

    Estoy de acuerdo contigo, Rubén, tú no necesitarás ese paraguas. Un abrazo.

    06/09/2017 at 16:26

Escribir un Comentario