MI CURRÍCULUM

Hola, soy Rubén Montesinos y nací un 9 de abril de 1976 en Elche (Alicante). En el pasado fui un mal estudiante, que poco a poco fue enmendado sus errores de juventud y acabé Licenciándome en Psicología por la Universidad Jaume I de Castellón (UJI), especializándome en el área de los Recursos Humanos. Posteriormente realicé un Master en Dirección de Personas y Desarrollo Organizativo (DRHO) en ESIC Valencia. Después de unos años trabajando decidí diversificar mi formación con un Master en Dirección y Administración de Empresas por la Universidad Miguel Hernández de Elche. Viviendo en Alicante era inevitable pasar por su escuela de negocios, así que además de seminarios específicos en diferentes materias, realicé un Cursos Superior de Asesoría Laboral de Empresas en Fundesem. Me considero aprendiz de todo y maestro de nada, una persona muy versátil y con muchas inquietudes profesionales.

Las áreas en las que más cómodo me encuentro son las relacionadas con el liderazgo, la motivación y la dirección de equipos. Mi sueño es ser un buen formador y transmitir toda la pasión y fuerza que llevo dentro a los demás. La escuela de la vida me ha enseñado la capacidad que tienen los seres humanos para superar obstáculos, que las personas no tienen límite si se lo proponen y que el amor es el motor de toda nuestra existencia.

Me encanta el deporte pero creo que no estoy hecho para el, aunque lo intento desde niño. Me gustan todos los deportes pero últimamente me estoy centrando en el running y en la mountainbike. De momento únicamente he corrido medias maratones pero estoy al acecho de los 42,195 metros. Con la bici únicamente trato de sobrevivir.

Me encanta viajar y conocer otras culturas y otras formas de entender la vida, no descarto cambiar de país de residencia en un futuro.

A nivel personal me considero muy familiar, adoro a mi hija Candela, a mi mujer Mª Jesús y a toda mi familia, en especial a mi padre… mi héroe…

 

“The Working Dead”

zombies_dibujo¿Qué es un Working Dead?

Un Working Dead (o zombi laboral) es un trabajador que está en activo pero que no sabe que realmente está fuera de mercado. Alguien que si por alguna causa abandona su actual empresa tiene muy pocas posibilidades de reincorporación laboral.

Perfil del típico Working Dead:

Es una persona que actualmente está trabajando, que lleva tiempo en la misma empresa, que está acomodado, que no quiere saber nada de cambios y que por su puesto no cree en la formación continua. Es alguien que en sus inicios sería competente pero que con el paso de los años ha perdido valor profesional. ¿Por qué? Pues porque no se ha preocupado de reciclarse, de mantenerse “empleable”, con poca movilidad y poca polivalencia. Es un trabajador que está a merced de las circunstancias internas de su empresa y es carne de cañón de crisis, ERES, restructuraciones, etc.

Son trabajadores que permanecen en las empresas por una especie de inercia cotidiana que nadie sabe realmente muy bien por qué pero consiguen ir sorteando año tras año las inclemencias del mercado. Y esto puede ocurrir ya sea por compromisos personales con algún miembro de la propiedad, por deudas de favores antiguos o simplemente porque están blindados a causa de los altos finiquitos que han acumulado con el paso de los años.

¿Qué ocurre cuando un WD sale de su empresa?

Al principio nada… porque todavía no saben que están fuera del mercado laboral. El problema es que poco a poco van siendo conscientes de que algo pasa. Además es algo que los demás si conocen pero ellos no. Se sorprenden de no pasar los filtros de las ofertas de trabajo, de  por qué no les llaman para las entrevistas,  de por qué aquellos conocidos con los que siempre se habían relacionado no les brindan una oportunidad laboral, etc. Igual que le pasa a los “zombies” (ellos creen que siguen vivos pero todo el mundo huye de ellos) estos trabajadores siguen pensando que tienen las aptitudes y las actitudes necesarias para reincorporarse al trabajo de una forma rápida. Nada más lejos de la realidad.

¿Qué puedes hacer para no ser un WD?

Ser un zombie laboral es opcional, todo depende de uno mismo. Es cierto que mantenerte empleable no es tarea fácil, requiere esfuerzo y constancia pero es la única forma de poder optar a mantener una carrera profesional medianamente estable en el tiempo.

Hoy en día hay que asumir que los trabajos para toda la vida no existen, que se supone que uno pasará por más o menos cinco o seis puestos durante su vida laboral. Por lo tanto hay que acostumbrarse al cambio o lo que es mejor ser tu propio cambio. Hoy se habla de “carreras profesionales líquidas”, de promociones horizontales, de intraemprendedores, de expatriados, de co-cultura, de coworking, de inteligencia colectiva… en definitiva de cambios.

Por lo tanto que puedo hacer yo para no ser un working dead:

Autorresponsabilidad en el Aprendizaje. Lo primero de todo es entender que no puedes dejar en manos de tu empresa tu empleabilidad y que tu desarrollo profesional depende de ti. Como dice Francisco Alcaide “Tu desarrollo personal es tu destino”  Por lo tanto hay que tener autorresponsabilidad en nuestro aprendizaje. Piensa que tu empresa te forma (si es que te forma) para que seas lo más eficiente posible en tu puesto de trabajo actual, pero eso no te garantiza que si cambias de puesto o de empresa necesites desarrollar las mismas competencias profesionales.

Es tu responsabilidad hacer ese trabajo. Intenta crearte un Entorno Personal de Aprendizaje (EPA o PLE) para gestionar mejor tu autodesarrollo. Tira de MOOCS que son gratuitos, de Wikis, de libros, de blogs, etc. Hoy más que nunca tienes una gran cantidad de recursos gratuitos a tu alcance.

Especialización: tienes que especializarte en algo… si eres genérico eres marca blanca. Es bueno ser polivalente pero tienes que tener siempre una especialidad. Tienes que tener algo que te haga único y con lo que te puedas diferenciar del resto. Abogados hay muchos pero abogados especialistas en el régimen general de la seguridad social de Kuala Lumpur no creo. Fontaneros hay muchos pero fontaneros especialistas en instalaciones de sanitarios ecológicos escandinavos no, etc

Idiomas: si no hablas inglés hoy en día ni te molestes en presentar tu candidatura más o menos a un 70% de las ofertas de trabajo activas según mi criterio. Es cierto que en algunas de ellas se pide por pedir porque realmente no lo vas a utilizar tanto como a priori parecería pero si no dominas el idioma no podras pasar el corte inicial del proceso así que inglés si o si. Hoy en día ya se busca un segundo idioma que si me dejas recomendarte uno yo apuesto más por el francés que por el alemán. ¿Por qué? Porque por mi experiencia reclutando hay un déficit de profesionales que dominen bien el idioma francés y puedes encontrar tu nicho laboral.

Marca Personal: a estas alturas no seré yo quién de un simposium sobre la importancia de la marca personal. Si queréis entender de una vez qué es y para que sirve tener una marca personal sólida  sólo tenéis que visitar los blogs de Andrés Pérez Ortega y Guillem Recolons. Y no olvides lo que nos dice Andrés “Si eres uno más serás uno menos”.

Inteligencia Emocional: hay que saber de emociones, de las nuestras y de las de los demás. Eso de que aquí se viene a trabajar y las emociones se las deja uno en la puerta ya no vale. Hoy en día no existe una frontera entre el yo personal y el yo profesional. Somos gestores de emociones y cuanto más sepamos de ellas mejor nos gestionaremos y menjor gestionaremos a los demás. Si quieres tener un buen desarrollo como líder, directivo, manager, mando intermedio o simplemente ser una buena madre o un buen padre no olvides las emociones en el felpudo.

Actitud Positiva: tener una actitud positiva es algo que debería ser requisito obligatorio en las entrevistas de trabajo. Tener una actitud positiva no es ser un “happyflower” que no ve la realidad cómo es. Tener una actitud positiva es ver la realidad como es y aun así decidir que lo mejor es afrontarlo con positivismo y luchar para sortear los vaivenes de la vida. Si quieres saber más visita la web www.actitudespositivas.com

¿Tú que eliges ser un Working Dead o un Workind Diez?

Sabiendo que las reglas del juego hace tiempo que cambiaron, que ni los entornos macroeconómicos son los de antes, ni las empresas son las mismas, ni los puestos de trabajo para toda la vida y que todo cambia a la velocidad de la luz sólo tienes dos opciones. O te lo curras o te quedas obsoleto. Currárselo no te garantiza que tengas éxito, no currárselo si te garantiza que tendrás muchos problemas. Si no te ha tocado la lotería últimamente tienes que hacerte una pregunta ¿Zombie o no zombie?

Un abrazo.

 

Share on Facebook0Share on LinkedIn148Tweet about this on Twitter2Pin on Pinterest0Share on Google+10Email this to someone
6 Comentarios
Compartir Post
6 Comentarios
  • Pepi Piñero Piñero
    Responder

    Y si la compañia donde trabajas no tiene en cuenta que tu te niegas a ser un WD y son los jefes de departamentos o directores de la compañia los que te condenan a serlo.. Soluciones Ruben Montesinos ??
    El artículo muy interensate.. Pero en las grandes empresas no todos gozamos de privilegios… Y desde luego yo no soy una WD..
    Buenas noches

    16/09/2014 at 23:30
  • Nicolas
    Responder

    Estimado, muy buen articulo, muy actual, y bien el marketing 🙂 especialmente el nombre que elegiste para el articulo. Muchas gracias!

    20/03/2015 at 0:54

Escribir un Comentario